ME VOY DE VACACIONES. ¿DONDE LOS DEJO?

¡VACACIONES! Por fin llegó el ansiado momento de desconectar y hacer ese ansiado viaje.

Suena bien, ¿verdad?. Pero demasiadas veces los propietarios de mascotas sentimos que no podemos hacer el viaje que nos gustaría. ¿Qué hacer con nuestro querido compañero peludo?. Sí, ya sabemos que hay  apartamentos, casas rurales  e incluso hoteles que los admiten, pero ¿y si realmente esta vez no pueden acompañarnos?.

Empieza el sufrimiento. -¿Qué hago?-, ¿le cuidarán bien?, ¿ y si le pasa algo mientras no estamos?-

Todas estas son preguntas lógicas y hay que buscar soluciones.

Importante: NO IMPROVISAR. Es una decisión importante y debe ser pensada con antelación y sin dejar cabos sueltos. No es lo mismo un perro que un gato o un conejo y también va a depender mucho del carácter de nuestro animal y de sus características.

-Primera opción: la familia. Esto es como los niños, ¿con quién van a estar mejor?. Por supuesto si conocen mínimamente a nuestra mascota. En nuestro caso, por ejemplo tenemos custodia compartida con mis suegros. Nosotros nos quedamos con su perro y ellos con nuestra perra cuando es necesario. Como se ven a menudo y están acostumbrados apenas notan el cambio y lo pasan muy bien juntos.

20140703_163409

Manuela y Curro de vacaciones

– Segunda opción: amigos con mascota. Si hemos creado un círculo de amigos con perros y solemos quedar con ellos para salir a pasear, ¿por qué no hacer lo mismo para vacaciones? Todos salimos ganando. unas veces se quedarán con el tuyo, otras veces tendrás que quedarte tú. Es algo bueno para todos, pero alguien tiene que dar el primer paso y demostrar que está dispuesto a corresponder.

20140629_213041

– Tercera opción: residencias. No es una mala opción eligiendo el sitio adecuado. Eso sí, hay que pagar por ello y como en todo no esperemos encontrar lo mejor al mínimo precio.  Hay que ver mucho y preguntar mucho. No necesariamente la mejor será la más bonita. A nuestros animales les importa poco que tenga muchas flores a la entrada. Lo que importa es la atención que se les da. Preguntad cosas como , ¿qué haréis si la primera noche no para de llorar? o ¿ y si no quiere comer?.

A veces la forma de contestar preguntas como estas nos hace formarnos una idea de cómo van a tratar a nuestros animales. No aceptéis una residencia en la que no hay nadie por la noche. Nuestros animales no se desconectan durante 12 horas y ya está. Está claro que no van a dormir con ellos pero una ultima vuelta por la noche puede hacer que se detecten problemas. En algunas incluso tienen sistemas con cámaras que nos permiten ver a nuestro animal en determinados momentos  desde un ordenador o el móvil. Procurad que acepten que llevéis la comida a la que esté acostumbrado y preguntad si les dan algún extra. Si necesita alguna medicación aseguraos de que podrán administrársela a sus horas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sea cual sea la opción que elijáis no olvidéis dejar atados lo más posible los imprevistos:

Todos los papeles en regla. Si vais a dejarlo en residencia informaos de que vacunas y desparasitaciones exigen con antelación.

¿Qué hará quien lo esté cuidando si le pasa algo? Dejadle claro si queréis que le lleve a vuestra clínica habitual que es donde tienen todo el historial sanitario. No olvidéis dejarle el teléfono también de los centros de urgencias. Teléfonos o emails para ponerse en contacto con vosotros, ahora estamos conectados en cualquier parte del mundo sin apenas coste.

Una llamada a vuestra clínica veterinaria advirtiendo de que no estáis y con quien debemos hablar si pasa algo para tomar decisiones está muy bien y os iréis más tranquilos.

Especial para los gatos.

Ya sabemos que nuestros felinos también son especiales para esto. Si nos ausentamos un par de días podremos dejar un extra de agua y comida y será suficiente. Cambiarlos de ambiente no les sienta muy bien. Si son más días es necesario que alguien pase por casa, eche un vistazo, limpie el cajón de arena y se asegure de que todo va bien. Tiene que ser alguien de mucha confianza, que conozca al gato y se fije de verdad e incluso que pueda interactuar un rato con él. Si no, siempre será mejor una residencia especializada que las hay y muy buenas. Preguntadnos, estaremos encantados de ayudaros.

Anuncios